Artículos

El Leviatán

Una perspectiva sobre las victorias de Yahveh en el Antiguo Testamento.

Uno de los paisajes más hermosos que se pueden apreciar es, el mar en todo su esplendor. Ha servido de inspiración para pintores, cineastas, poetas y para los enamorados, pero no siempre el mar ha sido visto como sinónimo de belleza y majestuosidad, no a todas las culturas el mar les despierta una chispa de ignición de bellos sentimientos.

Apreciación inicial

En la región del Levante que, es la zona que comprende la costa del mediterráneo que incluye las culturas semitas y que históricamente tienen culturas similares, el mar tiene una connotación totalmente distinta y lejos de representar hermosura y pasión, llego a causar miedo y horror.

“El fenómeno del mar es para las gentes de Ugarit, que viven a su orilla y lo surcan incesantemente, un elemento de interés mitificador que transciende y engloba la significación estacional que el mal tiempo invernal representa como momento de riesgo y aniquilación de la vida”. 1

Para las culturas semitas del Levante el mar representaba lo desconocido, un mundo totalmente distinto lleno de caos y maldad e incluso el mar enfurecido causaba terror, un mar enfurecido era el caos y el mal queriendo tragar los navegantes. Si hasta aquí has entendido creo que te hará mas sentido la reacción de los discípulos de Jesús en la barca.
Ese mundo lleno de maldad y caos era habitado por monstruos terribles y bestias gigantescas destructoras que tragaban embarcaciones y solo querían destruir la tierra. Es justo por esto que, vemos que muchas de las construcciones poéticas de la época representaban al caos y la maldad con el mar e incluso, las bestias que en el habitaban también representaban destrucción y mal.

Dentro de ese conglomerado de bestias hay una que es especial porque es común a las culturas del Levante y fue muy común en la mitología babilónica, dicha bestia es Tiamat. Con el avance de las culturas Tiamat fue identificada como un “Tannim”, palabra hebrea que significa “gran dragón” o “serpiente del mar”. Pasado el exilio dicho monstruo adquiere un nombre muy conocido por nosotros: “Leviatán”, que es una palabra aramea que habla del mismo monstruo mítico.

El debate

Desde hace años existe un debate entre creyentes con dos posiciones frente a esta criatura, algunos creen que hace referencia a una criatura que en algún momento existió y que fue creada en Génesis 12, otros van un poco más adelante y la identifican como uno de los extintos dinosaurios3, otros simplemente ven en el Leviatán una criatura mítica mas de las culturas del Levante, algunos han llegado más lejos y han identificado al Leviatán como una personificación de satanás en el Antiguo Testamento. Este debate hace que se pierda gran parte y belleza del retrato de Yahveh que, se quiere construir a través de la mención del este enigmático personaje.

El Leviatán y la cultura postexilica

El cautiverio babilónico le sirvió al pueblo judío para un sinnúmero de composiciones epopéyicas y cantares de gesta que, podemos apreciar en los profetas del exilio y posteriormente en los postexilicos en los que se narran las esperanzas de Israel a través de los grandes oráculos del deutero-Isaías, Ezequiel, etc. En toda la literatura exílica y postexílica uno de los tantos elementos comunes son: la creación de un nuevo mundo, la aparición de un nuevo rey definitivo para Israel y la liberación de los judíos por la mano de Yahveh que, vence a los reinos opresores y los poderes del mal.

El pueblo que sale del exilio después de haber pasado décadas compenetrado con otra cultura insertaron elementos babilónicos en su cultura y costumbres (como el aprendizaje del arameo), de hecho, es de la cultura babilónica de donde obtienen la imagen del Leviatán que vemos hoy en el texto bíblico.

El Leviatán y las victorias de Yahveh

Lo más relevante que pudiéramos plasmar aquí es saber que entendía el pueblo judío en los textos que hacen uso del llamado Leviatán. Si hacemos una revisión rápida del texto bíblico nos daremos cuenta que las menciones el Leviatán son algunas diez; estos textos tienen algo en común y es que, intentan describir el poder y majestuosidad de Yahveh por encima de un ser que causa pavor.

La destrucción de Leviatán. Doré.

Intentemos ponernos en las mentes de aquella época: si llegáramos a preguntar: ¿Quién es el ser más aterrador de la creación? Muchos sin dudar responderían: ¡La serpiente que destruye, el Leviatán! A lo que el escritor bíblico respondería: ¡Mi Dios Yahveh puede matar, y ha matado al Leviatán! ¡Que imagen tan hermosa y dramática la del Salmo 74 (salmo postexilico) en la que Yahveh destroza al Leviatán y lo da a comer! Mas majestuosa la imagen del Salmo 104 donde Yahveh usa al leviatán como juguete! Lo que le dicen al judío de la época estos textos es: ¡Nadie es más poderoso que Yahveh, lo que causa temor a los demás pueblos Yahveh lo usa para jugar! Esto haría afirmar el monoteísmo judío postexilico.

En el profeta Isaías (cap. 27) la imagen del Leviatán es usada para crear un cuadro aún más dramático, el escritor bíblico enarbola un canto en el que, dice que vienen días donde Yahveh liberaría a su pueblo del opresor, del injusto, del que los aterroriza y avanza más aun en la imagen portentosa de liberación matando a la personificación del caos y el mal, el Leviatán.
Así que, estas imágenes encierran un drama teológico hermoso que puede ser recogido en las siguientes proposiciones:

  • Yahveh es el gran vencedor sobre el mal.
  • Yahveh es quien vence nuestros temores.
  • Yahveh ha vencido el caos del mundo.
  • Yahveh ha vencido lo que ningún dios podía vencer.
  • Yahveh ha vencido al enemigo que nos aterrorizaba.

Una exégesis de la figura

Como apuntaba anteriormente, tomar estos textos para pensar o especular sobre un animal que existió en el algún momento de la historia es ir mas allá de lo que el autor del texto intentó comunicar y de lo que la mente judía del momento entendió. Nuestra exégesis debe partir de lo que entendió el receptor del mensaje y terminar con la aplicación en nuestro mundo actual.

La imagen de Yahveh matando al Leviatán es una imagen que causa paz, causa gozo y hace recordar que Yahveh es Creador y Restaurador de lo dañado.

Como explica Michael Heiser 4, el Antiguo Testamento está lleno de un lenguaje de caos que es contrastado con el orden que establece Yahveh. Lo que lo hace más interesante es que ese orden en la creación será establecido por medio de la erradicación del caos mismo y del mal por la mano poderosa de Dios.

El filósofo inglés Thomas Hobbes creo que logró entender la metáfora y de hecho, su obra cumbre lleva el nombre The Leviathan en la que toma dice que hay instituciones sociales que se convierten en Leviatanes por convertirse en  monstruos que oprimen y causan terror. Es en ese punto donde quiero llamar vuestra atención, es que, a nuestra cosmovisión le apliquemos estas esperanzas, veamos a un mundo sumido en caos y en el mal, que pensemos en como hace falta seguridad el día de hoy que, pensemos en como la sensación de temor crece cada día más entre los que nos rodean, y veamos allí al Leviatán; será más hermoso cuando apliquemos también a nuestra cosmovisión el ver a Yahveh descendiendo para matar al monstruo, establecer orden y el estado final de bonanza a través de la creación de un mundo nuevo y la vindicación de sus hijos.

Que a partir de hoy al leer estos textos puedas cobrar ánimo, ver a Dios como rey vencedor y como protector de su pueblo.

Bonus track.

Después de haber leído todo esto espero que también te cause curiosidad, al leer el apocalipsis, que los enemigos de la Iglesia suben del mar.

  1. – Gregorio del Olmo Lete. Mitos, leyendas y rituales delos semitas occidentales.
  2. – Leviatán encontrado. Answers in Genesis.
  3. – Conozca al Leviatán. Answers in Genesis.
  4. – Michael Heiser. Chaos language in the Bible.

Es Dominicano, microbiólogo, está casado con Kharolina, tiene diplomado en estudios bíblicos y apologética. Actualmente sirve en la enseñanza y el ministerio de jóvenes en su congregación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.