“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. Jesucristo, (Mateo 24:35, RVR60).

De unos tres años a la fecha hemos sido testigos de una detonación del pensamiento teológicoespecialmente en las redes sociales. Damos gracias a Dios que a través de la historia se ha difundido Su Palabra por distintos medios: la imprenta en su momento y hoy el internet.

No obstante, existe cierta preocupación que se ha extendido a muchos hermanos, por lo cual, hemos orado y meditado. Creemos que con sutileza y por diferentes razones hemos relegado a la Biblia a un segundo lugar. Seamos conscientes o no, o existan motivos legítimos al hacerlo, hay cierto peligro y no está de más tomar ciertas medidas.

No estamos creando una dicotomía al decir que citar un pensamiento acerca de Dios está mal y que lo único que debemos hacer en las redes sociales y en nuestra vida cotidiana es citar únicamente la Escritura. No. Los libros, las frases y los buenos predicadores de nuestros días, nada malo tienen. Es nuestra debilidad la que nos hace depender de tales instrumentos en lugar de ir primero a la Biblia.

Por esto, y pensando en nuestros contactos (incrédulos y creyentes) que no gozan la costumbre de tener un tiempo de calidad enfrente de las Escrituras, y que lo único que leerán en la semana posiblemente será lo que nosotros publiquemos, deseamos hacer un llamado a la acción, por nuestro bien y por el de ellos.

Sabemos que todo creyente afirma y confiesa que la Biblia es el Gran Libro: la Palabra inspirada por Dios. Las estadísticas avalan que es el más vendido y leído; entonces, ¿por qué pensamos que la Biblia ha sido relegada?

Dios nos libre de juzgar el corazón de nuestros hermanos, no tenemos ese don. Sólo podemos observar en la superficie que la Biblia no tiene la preeminencia que le corresponde. No la resaltamos como deberíamos. No la difundimos como es necesario. “Parece” que no confiamos en el impacto que tiene por sí misma y preferimos antes, colocar a nuestro teólogo favorito.

En el consenso general entre amigos y páginas existe la sensación de que la Biblia por sí sola no es difundida y recomendada. Sabemos que para algunos este “fenómeno” no es peligroso, y es verdad, algunos no batallan en desviarse en esto, pero otros (como nosotros) en ocasiones sí.

Lo que planteamos no hace daño ni para uno ni para el otro, antes bien, asegura la reflexión y el impulso de la Biblia primeramente.

PERCEPCIONES GENERALES:

Las redes sociales están siendo inundadas por muchas cosas buenas, pero no por la Biblia en primer lugar.

En los “muros” y en “fanpages” de ministerios y/o de creyentes en general, vemos más difusión de frases célebres.

Nuestra apreciación es que no estamos citando la Biblia en primer lugar, y en un escenario real nos estamos inclinando más a dar un “like”/“share” a frases de autores no inspirados.

Para poner el dedo sobre la llaga, se ha hecho un ejercicio social al colocar un texto bíblico y una cita de algún buen autor no inspirado, a la misma hora y al mismo público, resultando en más likes y (sobre todo) más compartidas las citas del buen autor.

No podemos ir más al fondo del corazón de cada uno de los creyentes, ni juzgar justamente cada caso. Pero sí podemos mostrar estas percepciones y hacer un llamado para todos: ¡Que la Biblia tenga la  preeminencia en todo!

A los demás que no piensan así, les pedimos el beneficio de la duda y que puedan apoyar de una manera u otra. No será un reto de moda, sino una campaña (iniciativa) continúa; cada día del año y de cada año de nuestra vida, podemos impulsar a que la Biblia tenga el primer lugar.

Nosotros proponemos lo siguiente (esperando abiertamente sus aportaciones, mejoras y sugerencias; pues esto nos concierne a todos los creyentes):

¿QUÉ HAREMOS?

[1] ¿Qué es #PrimeroLaBiblia? Dar a la Biblia el lugar de preeminencia.

[2] ¿Por qué? El fundamento es simple, Jesucristo dijo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán (Mateo 24.35, RV60)”. Las frases impactan pero la Biblia transforma.
[3] ¿Para qué? El propósito es que la Biblia tenga más o mejor difusión, que la recomendamos en primer lugar.
[4] ¿Dónde y Cómo? Súmate usando el hashtag #PrimerolaBiblia, y cuando te lo encuentres dale like, comparte…

MANOS A LA OBRA

Únete a esta iniciativa usando el “hashtag #PrimeroLaBiblia cuando cites la Biblia, apoya con likes a todos aquellos que la estén usando.

Puedes ingresar continuamente al “hashtag” tanto en Facebook, Twitter e Instagram, dando “like”, difundiendo y compartiendo la Biblia primeramente:  juntos podemos provocar un volumen masivo de “likes” a la Biblia.

La meta de la primera etapa es que en las redes sociales se refleje que para nosotros y para cada creyente: Primero es La Biblia.

No se trata de nosotros ni de nuestras publicaciones; se trata de la Biblia, se trata de Dios. Invitamos a todos los creyentes y a cualquier ministerio virtual, a impulsar esta iniciativa. Nada se pierde y mucho se gana. Que juntos podamos decir cada día:

En las redes sociales y en todas partes #PrimeroLaBiblia.

¡ESPERA LA SEGUNDA ETAPA!

EquipoPreparad el Camino
Queremos dar la cara y a la vez no. Nosotros no somos importantes, sino el sentir que existe en nuestros corazones. No es nuestra intención darnos a conocer, pero sí decirles que “somos reales y comunes, sin nada especial”. “Es necesario que Él crezca, y que yo disminuya (cf. Juan 3.30)”. +Información